crea

Mi amiga Tania

¡Eh tu! ¡Sí, tú!

Me muero de ganas de ver la cara que pondrás cuando leas la carta. ¿No te lo esperabas, eh? Es que me estaba aburriendo y dije… ¡Por qué no molestarla un rato con mis cosas! Qué novedad, verdad… No te puedes liberar de mí tan fácilmente. La verdad es que tengo muchas cosas que contarte: secretos que llevo tiempo guardando y algunas novedades que te gustará saber. Pero mejor te lo contaré en persona la próxima vez que nos veamos… Esta carta es para recordar todas esas locuras que hemos hecho juntas, y la verdad no sé por dónde empezar. ¿Por esa noche que tus padres no te dejaban salir porque estabas castigada y nos fugamos juntas por la ventana? ¿O ese viaje juntas en secreto sin que nadie lo supiera? ¿O cuando entramos en el despacho del profesor para robar el examen? ¡Ay, amiga, si las paredes hablaran y todos supieran de nuestras fechorías! En fin, supongo que todo esto demuestra que estamos condenadas a estar juntas para siempre: ambas sabemos demasiado la una de la otra jeje. Lo dicho, prepárate porque la próxima vez que te vea tengo mucho que contarte.

¡No me falles, amiga!

Te quiero, un beso.

Anuncio publicitario